Matriarca Yenque

301040_2325665177467_478179120_n

No hay palabras suficientes para poder describir lo bella y talentosa que es la persona que entorna el segundo Perfil Artístico. Tiene ya más de treinta años de carrera continua y es una de las actrices más codiciadas y respetadas en el teatro hispano de NY. Ella también a marcado el camino para nosotros los hispanos poder participar en televisión y cine. Yo tuve la gran oportunidad de compartir el escenario junto a ella cuando interprete el personaje de Miguel su hijo en Brillo Funerario, una pieza morbosa de José Corrales, dirigida por Héctor Luis Rivera. Respeto y admiro a esta “diva” (en el mejor sentido de la palabra) por su legado y trayectoria en el ambiente artístico de la gran manzana. Y no me equivoco al decir que todos la conocen y estoy seguro que comparten conmigo estos sentimientos. Se no la conoces o quieres saber un poco mas de esta estrella, los invito a que lean lo siguiente.

Nombre:
Teresa Yenque

Educación:
Contadora, Trabajadora Social, Profesora de Teatro y Actriz

¿En cuáles medios artísticos te desempeñas?
Teatro, Televisión, Cine, Grabaciones de Voz y video, Comerciales, Industriales.

¿Con cuál te identificas más?
Me identifico más con el teatro y lo aplico a los otros medios.

¿Cuál es tu profesión de oficio?
Me gradué de Contadora en el Perú. Luego en NYC de Secretaria Ejecutiva en Ingles, Trabajadora Social y Actuación.

¿Tu película favorita?
De las clásicas: Casablanca, Sunset Boulevard. De las actuales: Les Miserables, The Little Sunshine.

¿Primera obra de teatro que viste?
Más bien fue una ópera. Carmen, en el Metropolitan Opera House en NYC

¿Por qué decidiste ser artista y a qué edad fue?
Graduada del John Robert Power School, yo modelaba ropa en tiendas como Bloomingdale, Bergdorff, un mundo completamente externo, al participar en Sta. Juana de América, me gustó tanto que yo quería hacer el papel principal, es entonces cuando empecé mis estudios extensivos de teatro, el cual combinada también con participaciones en las producciones de INTAR. Empecé a los 28 años, ya yo era madre de dos hermosos niños, Cesar A. Bayona y José Manuel Bayona (artísticamente José Yenque).

¿Cuál fue la reacción de tu familia? ¿Y ahora qué piensan?
Al salir una foto publicada en el Diario la Prensa (Sumerville, de Joe Lizardi) donde se me veía con un cigarrillo en la mano y en refajo al lado de dos compañeras, mi padre se molesto mucho y dejó de hablarme por 5 años. Después a través de los años cambió y se convirtió en mi Fan numero uno y me brindo hasta el último día de su vida, el más incondicional apoyo para que siguiera haciendo lo que me gustaba hacer. Teatro.

9232_1229082123576_4811941_n¿Cuál fue tu primera participación artística?
El gran Director Miguel Ponce me invitó a participar en la obra de Andrés Lizárraga “Santa Juana de América”, obra acerca de Juana Azurduy, la primera mujer que se subleva contra el gobierno, defendiendo a los campesinos durante el año 1899. Mi personaje Rosalía, era la hermana de Juana, interpretada magistralmente por Norma Niurka, Estrella Artau, Raymundo Hidalgo, Enrique Cancio, Cesar Bayona (esposo y padre de mis hijos), Jorge Ross, Raúl Breton, René Troche, los recuerdo como si fuera ayer. Esto fue en el año 1970, en el Teatro de Las Américas.

¿Cuál fue tu debut profesional?
Mientras estudiaba en el Taller Drama del International Arts Relations (INTAR) – con el maestro y director Manuel Martin (Memoria Sensorial), Magaly Alabao (Actuación), Juan Cañas (Voz y Dicción), Doris Castellanos (Historia de Teatro y Luego Actuación), Manuel Martínez (Expresión Corporal y Dinámica), Graciela Mas (Danza Moderna), Wilfredo Angueira Zagal (Baile Español), Rolando Zaragoza (Maquillaje), – tuve la oportunidad de interpretar a Martirio en La Casa de Bernarda Alba. Después de 15 años, mientras trabajaba como trabajadora social, una señora me pregunto si yo había trabajado alguna vez en INTAR, y al responderle afirmativamente, alegremente me dijo que aún se recuerda de Martirio, que fue una magnífica interpretación. Fue la mejor etapa de mi vida donde fue vigilada y asesorada por mis profesores durante 4 años.

¿Tienes algún mentor, quien?
Primero Dios. Mi amigo Ramiro Carrillo, Doris Castellanos, mi profesora de Drama durante los dos últimos años de estudios. A veces se juntan varios proyectos a la vez y no tengo tiempo de investigar los pormenores del trabajo. La semana pasada me contrataron para grabar dos escenas en dos pilotos, pero mi agente tuvo que rechazar uno ya que los dos grababan el mismo día y por coincidencia a la misma hora, uno en Brooklyn y el otro en el Bronx. Además, de las funciones a las 11:00 de la mañana durante la semana en Repertorio Español, tengo audiciones, grabaciones de voz o video, industriales, sesiones de fotografía para productos farmacéuticos, lecturas de obras de teatro. En fin, a mi edad, me considero muy afortunada de tener la suficiente energía para realizar estos trabajos.

¿Cómo te hace sentir trabajar en este medio?
Me siento muy orgullosa de la misión que Dios me ha encomendado y pongo todo mi empeño para cumplirlo.

¿Cuál es tu trabajo más exitoso?
En Teatro Regional, The Uprooted (Los Desarraigados) en el Victory Gardens de Chicago donde la critica me trato maravillosamente. Y en Cine y Televisión: El episodio “El Generalísimo” en 30 Rock, donde soy la abuela de Salma Hayeck, y el episodio “Promote This” de Law & Order, Abuela’s Revolt, corto que gano muchos premios internacionalmente, Stolen Lives, donde me nominaron como mejor actriz en los Premios Imagen en LA.

¿El más valioso, sentimentalmente?
La obra de Hugo Arguelles La Salamandra en el Public Theater. Mi amigo Manuel Yesckas, siempre quiso dirigirme en esta obra en el papel de Evelia. Estuvo trabajando en este proyecto durante varios años, en la versión en Ingles. Estaba muy delicado de salud, pero no quería dejar este proyecto pendiente, y logro que nos presentáramos en el Festival Latino de NY. Le proporcionaron una cama y nos dirigió desde su lecho ya que ya no tenía energía ni para sentarse. Fue muy conmovedor. La obra fue un éxito, y el no pudo verla, porque estaba ya en el Hospital del que no volvió a salir. Descansa en Paz Manuel.

¿El más importante, para ti y por qué?
Maggy, Magalita de Wendy Kesselman en el Kennedy Center. Yo era la abuelita de Trini Alvarado, aunque la critica me dio los mejores elogios, la satisfacción más grande la tuve en mi camerino, cuando las madres me esperaban y con lagrimas me agradecían por haber hecho cambiar a sus hijos, quienes ignoraban a su abuelita y la consideraban como un estorbo, sin embargo ahora, la cuidaban, estaban pendientes de lo que ella necesita, le ofrecían apoyo para caminar. Aunque el Teatro Regional es muy bien remunerado, la alegría que me daban las madres cada vez que veían la obra, dos, tres veces, no tiene precio. En fin, me di cuenta que estaba cumpliendo mi misión en el teatro.

¿Quién o qué es tu inspiración?
Me inspira una buena obra con un gran y valioso mensaje. Las obras de Federico García Lorca me inspiran a interpretarlas, no importa que personaje, todos tienen motivo de ser. En La Casa de Bernarda Alba, tengo el personaje de La Criada, La Poncia y la misma Bernarda Alba, reemplazo estos dos últimos personajes puedo decir que no podría decir cuál de ellos me da más satisfacción al interpretarlos porque los tres me dan mucho regocijo al interpretarlos. Es que los textos de Lorca son mágicos, ellos mismo te llevan de la mano hasta donde tienes que llegar. Duende, Magia.

¿Qué influye tu trabajo?
Todo, para mí el trabajo de mesa es lo más importante, la música, los colores, incorporaciones, estudiar la época, que inventos ocurrieron ese año, la ropa interior de la época. El vestuario, maquillaje y peinado complementan el trabajo visualmente, bien llevados son como la piel del personaje.

¿Háblanos de tus recientes proyectos?
Acabo de hacer una escena en el piloto Murder in Manhattan, Una lectura de Jessica Lewin en la NYU, dirigida maravillosamente por Mariana Carreño King, al lado de Miriam Cruz, Adriana Sanaanes, Socorro Santiago, Susanna Guzmán, Blanca Camacho. Ayer hice una sesión de fotografía para un producto farmacéutico para la incontinencia. Soy la voz de la Abuelita de Rosita en Sesame Street (Plaza Sésamo).

¿Qué planes tienes para el futuro?
En Mayo tengo una semana de grabación para la Yale University. Un programa educativo para las personas que tienen problemas con la adicción al alcohol o drogas.

¿Tienen tus trabajos alguna temática?
Partiendo del libreto todos deben llevar un mensaje con quien el público se identifique, los haga pensar y mejorar situaciones que a veces no vemos claramente hasta que vemos que le paso a alguien, entonces empiezan a analizarse, identificarse y con ello lograrnos que mejoren su calidad de vida.

¿Qué piensas del movimiento artístico en Nueva York?
Este año, durante el Festival de Teatro del Centro Cultural Dominicano, me sorprendió el gran movimiento que ha surgido en el Alto Manhattan, se presentaron 16 Compañías teatrales y con unas actuaciones estupendas, cada una en su estilo, cada noche crearon magia en el escenario. Me alegro mucho el apoyo que se daban unos a otros asistiendo a ver el trabajo de sus compañeros. Eso es muy importante para que su crecimiento sea más reconocido y los participantes puedan ser remunerados por su trabajo.

¿Con quién persona viva o muerta te gustaría colaborar y por qué?
Desafortunadamente ya no tengo la energía de antes, es muy difícil la transportación pública para mí.

¿Tienes alguna causa a la cual le dedicas tu tiempo?
Estoy escribiendo, no puedo decir que porque aun son borradores que aun no identifican su rumbo.

¿A quién admiras como persona o por su trabajo artístico?
Admiro mucho al trió de Repertorio Español, tres pilares que formaron y llevaron adelante las producciones del teatro contemporáneos y los clásicos con mucho éxito. Admiro la labor que realiza mi hijo José con los orfanatos de Tijuana. El amor y la admiración que despierta en los niños que ansiosamente esperan su visita, es admirable.

¿Cuál te gustaría fuera tu legado?
Disfruta cada minuto que estés en el escenario. Déjate llevar por tus instintos, atrévete, arriésgate, Nadie garantiza un mañana, solo Dios sabe cuando nuestra misión se ha cumplido en la tierra. Así que lánzate, que a lo mejor no hay un mañana. Trabaja como si fuera el último día de tu vida. ¡Que Viva el Teatro!

Did you like this? Share it:

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login